lunes, 29 de octubre de 2012

Mis indispensables: Pheasant Tail


Me enviaba mi buen amigo Code el día que di a conocer mi blog una respuesta en Facebook que me decía que ya era hora de que empezara a contar secretillos. Creo entender por donde van sus tiros y a no mucho tardar, me comprometo a "revelarle el secreto" que él ya conoce .
Pero empecemos a poner luz. Me propongo defraudar al que busque algún montaje ignoto al desvelar mi habitual aparejo de ninfa. Junto con su pareja, la negra que he presentado anteriormente, la ninfa que no suele faltar atada a mi terminal es la Pheasant Tail.
¡Qué no se habrá ya escrito de esta mosca! Estamos ante uno de esos modelos de eficacia probada y que probablemente cada pescador tiene la suya propia y que sin duda es la más eficaz. Yo así lo creo, y es la más eficaz porque es la que más tiempo tenemos en acción de pesca.
Además,  si las condiciones del río hacen que tenga que pescar con tándem seca-ninfa, o con un muelle, es, sin lugar a dudas, mi primera opción. Asimismo y en tamaño más pequeño, es mi preferida para pescar a ninfa a vista. Y lo mejor de todo, es que sin duda, es la preferida de las truchas, que con cualquiera de estos métodos de pesca, la admiten como alimento perfectamente.
video
La ficha de montaje de mi versión de pheasant tail, digamos, estándar, es la siguiente
Anzuelo:             Afoli D04BL #16
Bola :                 Tungsteno 2,5 mm color oro
Cercos:              faisán
Abdomen:          faisán
Tórax:                faisán
Brinca:              cobre
Suelo utilizar tamaño en #14 con bola de 2,8 o de 2,5, sobre todo a inicio de temporada para cubrir la eclosión de pardones, avanzando la temporada, bajo a un #16 con bola de 2,5 que me cubre la mayor parte de temporada. Hacia finales para cubrir las efemerillas de verano pongo un #18 y bola de 2 mm. Por último para peces resabiados llevo media docena de #20 con bola de 1,5
En cuanto a colores, el color natural con reflejos caobas es sin duda alguna mi favorito, aunque he probado también con muy buenos resultados el teñido de amarillo pícrico, eso sí, sin que adquiera un color amarillo limón, digamos que se nos quede en un amarillo verdoso.
El color rojo en momentos de cierta inactividad me ha dado algún que otro pez, ahora bien, es increíble los resultados que he tenido una pheasant tail  roja y las bogas. A mi entender, creo que les recuerda el asticot.
El color verde no me acaba de convencer, y al no tenerle mucha fe en honor a la verdad tengo que decir que es sin lugar a dudas el color que menos utilizo. Es lo que decía anteriormente, si no se ata al extremo del terminal no pesca, queda arrinconado en nuestras cajas a la espera de un milagro, de que un día de nula actividad nos acordemos de ella, nos permita capturar un par de truchas y de golpe, recuperemos nuestra fe en ese color.
Algunas Pheasant Tail que uso y aquí descritas

También llevo alguna mosca con bola naranja fosforito, y también con bufanda del mismo tono, que utilizo en condiciones de escasa visibilidad, ya sea por la turbidez del agua del río, o por la hora de pesca, que ya ha cubierto el río de sombras y necesitamos algún atractivo añadido a la mosca para facilitar a las truchas la localización de sus presas.
Por último una última combinación más veraniega, cuando las truchas empiezan a recelar de las cabezas doradas es añadir una bola de color gum smoke, un gris oscuro, vamos.
En entradas posteriores, iré desgranando el montaje de otros perdigones que he ido utilizando, como una ninfa azul, plata y azul, que un mediodía de abril funcionó como un auténtico imán para las truchas hasta que perdí las dos que llevaba, pero eso dará lugar a otra divagación mientras espero a que se ceben

1 comentario:

  1. Desde mi punto de vista, si no la mejor, de las mejores ninfas que se pueden poner. Da peces a lo largo de toda la temporada.


    Saludos. Proteo

    ResponderEliminar