domingo, 30 de diciembre de 2012

Mis indispensables. La Red Tag

Si anteriormente hemos hablado de la Canedita, que tenía una pequeña historia detrás, ahora os presento un montaje que le ocurre algo parecido a la pheasant tail; mosca universal de la cual cada mosquero tiene la suya propia, de acuerdo a sus gustos o sus manías.DSC03143
Mi manía es que para mí entender imita un coleóptero. Si es así, los que yo he visto asoman un poco la chepa y casi todo el cuerpo sumergido, o mejor dicho dentro de una concavidad dentro del agua. Por tanto si aplico el montaje típico de una seca, entiendo que el tag entrará mucho en el agua porque empapará la lana y por efecto arrastre, el hackle sostendrá al cuerpo en un ángulo de unos cuarenta y cinco grados. No me parece una forma "natural" Entonces, la solución que he dado a mi reg tag imprescindible será que el hackle va colocado en parachute, el resto lo archiconocido por todos:
Anzuelo: Maruto D04 #16 a #20
Cercos: Mechón de lana roja
Abdomen y tórax: 2 Fibras de cola de pavo real
Brinca: Tinsel dorado fino o hilo de cobre fino
Poste: Parapost wing
Hackle: Parachute de hackle Brown.
Para el tag o cercos cojo un cordón de lana, lo deshilacho y cojo uno de los cabos que lo forman y lo doblo en dos ocasiones. Al cortarlo obtengo cuatro cabos y los coloco en la curva del anzuelo procurando que sobrepase mucho la curva de anzuelo, mejor poco que mucho, un par o tres milímetros a lo sumo; si sobra, tijeretazo y listo.
El abdomen y el tórax son dos fibras de cola de pavo real que procuro ir retorciendo para dotarlas de más resistencia a los dientes de los salmónidos. Luego brinco con el cobre obtenido de los auriculares como ya os he comentado en otra ocasión y, a continuación fijo la pluma al poste, acabo de conformar el tórax con las fibras de pavo real, ato un nudo donde la anilla de anzuelo con un nudo de remate y me voy con el hilo a la base de poste donde procedo a enrollar la pluma.

 

El porqué de este estilo de montaje

¿Motivos para utilizar el parachute? Como ya he comentado, mi idea es que los terrestres sea un pequeño escarabajo, sea una mosca casera o una hormiga, cuando caen al agua se produce un efecto como si nosotros caminásemos por una red, hunden la película superficial, creando un pequeño valle. Con la mosca impermeabilizada, dando un chorro generoso de liquido flotabilizador en el hackle simulo ese “efecto óptico” ya que el parachute me coloca la mosca por debajo de donde se apoya, justamente debajo la capa superficial del agua, simulando ese “valle”. Además el poste del parachute me permite seguir la deriva de la mosca con comodidad, ya que permite visualizarla en medio de las aguas y los reflejos con relativa comodidad

 

En acción de pesca

Lo primero es centrarnos en su época y momento ideal. La “sabiduría popular” siempre la ha catalogado como mosca para el reo, por tarto ya nos podemos hacer una idea de cuando es el momento de atarla al terminal. Abundando en ello, si hablo de que trato de imitar a un pequeño coleóptero no pretendamos hacerla funcionar en abril porque sencillamente aún no han empezado a caer al agua los insectos y los peces aún no se han cebado con ellos. Por tanto nos hayamos ante una mosca típicamente veraniega y de horas con luz, mejor al mediodía que en los extremos de nuestra jornada. Manía mía es utilizar esta mosca si veo el sol por encima de los árboles de la orilla brillando y creando un caleidoscopio de luces en las corrientes del río; en el momento en que desaparece detrás de los árboles y las sombras cubren de manera uniforme toda la lámina de agua del cauce, es el momento de guardar esta mosca en la caja y probar suerte con otras imitaciones.DSC02056
Particularmente a mí me gusta mucho ajustar el lance todo lo que pueda a las pequeñas sobaqueras de la orilla, y si está tapizada de vegetación o de helechos mejor que mejor. Es aquí donde truchas y reos suelen estar al acecho de “lo que cae”.
Si no hemos obtenido respuesta en este lance, no recojamos aún; dejaremos derivar la imitación empujada por la vena de agua que pesquemos hacia otro punto clave; el paso de sombra a sol, otro punto bastante fructífero con esta mosca
Otro uso es, y repito a plena luz, veo cebar un pez sutilmente y no veo claro qué puede estar comiendo. Ante la duda, monto una red tag pequeña (un #20 o #22) y lanzo unos metros más arriba. Si hemos posado bien y no draga tendremos muchas posibilidades de que la trucha tome nuestra imitación. También nos va a funcionar como mosca de conjunto. Aquí lo ideal, a mi modo de entender es utilizarla en una zona de corrientes en las horas centrales del día, en las venas de agua entre esas luces y sombras que hemos hablado.
Por tanto un buen comodín y una de mis indispensables.













miércoles, 26 de diciembre de 2012

Normas para el ejercicio de la pesca en aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia, durante el año 2013


DSC01674 [640x480]
Definitivamente hoy las distintas administraciones se han propuesto que lea.
Hace nada he puesto la entrada de las normas de pesca de Cantabria y ahora os dejo la publicación en el Diario Oficial de Galicia, de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras en la que se establecen las normas de pesca en las aguas continentales de la Comunidad autónoma de Galicia durante la temporada de 2013
Este es el enlace Normas de Pesca en las aguas continentales de Galicia durante la temporada 2013

Normas para el ejercicio de la pesca en aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Cantabria, durante el año 2013


DSC01651

Hoy tenemos publicado en el Boletín oficial de Cantabria, por parte de la Consejería de Ganadería, Pesca y Medio Rural la Orden GAN/58/2012, de 11 de diciembre, por la que se dictan las normas para el ejercicio de la pesca en aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Cantabria, durante el año 2013
Por opiniones de mis amigos cántabros en Facebook no están para nada contentos. Yo no puedo opinar porque mi contacto con la pesca en sus ríos se reduce a si he tenido buen número a una jornada al salmón y poco más.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Mis indispensables. La Canedita

Retomando de nuevo el hilo argumental  de anteriores entradas de Mis Indispensables, quiero presentar dos de mis montajes favoritos para la pesca del reo. En esta entrada de hoy me centraré en una mosca que me ha proporcionado buenas capturas y que ante la duda de qué está comiendo ese pez rebelde, acabará sin duda atada al terminal
Se trata de una ninDSC01330fa-emergente en oreja de liebre, a la que llamo la canedita y tiene como toda mosca buena su pequeña historia; resulta que, a pesar de que monto mis moscas y las monto a mi manera según mi modo de pescar y mis gustos personales, me gusta comprar de vez en cuando algunas moscas, por probar otras cosas, y si algo me gusta y veo que funciona, pues intento adaptarla a mi forma de pescar y a los materiales que dispongo. Pues bien, en una de estas me presentaron una caja que me dijeron que eran montajes de Manolo Caneda, el actual director de la revista Dánica. No puedo asegurar que el autor material de las moscas fuese él, este extremo lo desconozco, pero eso fue lo que me dijeron, y como tal fueron a parar a mi caja. Entre ellas venía una emergente similar a la de la fotografía.
Lo primero que hay que señalar que estamos ante un material que me encandila, aunque he de reconocer que no sé exactamente los motivos o los prejuicios hacia él, motivo por el cual no le exploto todas las cualidades que atesora. Es un material que los montajes con él elaborados a mí me llena el ojo, y demostrado está, a los peces también. Pero un inciso, me encanta, pero la careta de liebre; por el contrario, no me gusta nada en absoluto, esas bolsitas de dubbing de liebre elaboradas industrialmente. Para mi gusto carecen de muchas de las cualidades de brillo y movilidad de la careta.
Volvemos a la Canedita. La ficha de montaje es la siguiente
  • Anzuelo: Tmc 921 #18
  • Cercos: Mechón careta de liebre de la zona de las mejillas
  • Abdomen: Careta de liebre
  • Brinca: Tinsel dorado fino o hilo de cobre fino
  • Tórax: Sobredimensionado, careta de liebre más oscuro que abdomen
  • Saco alar: Tira de foam negro
  • Hackle: cuatro vueltas de hackle Brown de fibras cortas.
Lo primero es buscar un anzuelo con buena curva y de tija no excesivamente grande, incluso diría que más bien tirando a corto. Mi elección siempre ha sido y sigue siendo el Tmc 921.
A continuación, fijamos un mechón de pelo de la zona de la mejilla de la careta de la liebre, al que mediante un peine de pestañas, sustraído a la expendedora de jornadas de pesca, quito la borra y lo fijo al anzuelo, procurando que me quede lo más igualado posible, retirando los pelos que sobresalgan en exceso. Dirá el lector ¿y por qué no cortar con la tijera? Respuesta rápida: porque no me gusta. Seguramente sería lo mismo, pero repito, no me gusta
Fijamos la brinca. Un buen material para la misma la obtengo de los cables de cobre de los auriculares viejos, fino, maleable y un color atrayente.
Realizamos el abdomen. Una vez finalizado, añadimos una tira de foam negro de una anchura de milímetro a milímetro y medio, y realizamos el tórax, volvemos a nuestra careta y cogemos unos pelos más oscuros. Procuramos que quede abultado. Rebatimos sobre él la tira de foam para conformar el saco alar, y en el espacio que nos queda antes del ojal del anzuelo colocamos un hackle Brown al que hemos desprovisto de las fibras de su parte inferior. Damos cuatro vueltas y realizamos el nudo final. Si queremos asegurar el nudo, añadimos con la punta del alfiler una gota de cianocrilato para asegurar el montaje. Aquí os dejo un vídeo del proceso 

 
En acción de pesca, no pretendamos que sea una mosca atractora; nos centraremos en peces que estén comiendo. Entre el mechón de los cercos y el cobre del abdomen tiende a hundirse la parte de la curva del anzuelo. A su vez el foam y el hackle mantienen elevado la parte delantera de la mosca con lo cual nos semeja una ninfa que acaba de emerger, o incluso que está a punto de romper la tensión superficial del agua. En ese momento es engullida por los peces con una confianza superior a lo normal no recelando tanto de la imitación. Añadimos a todo esto una muy buena visibilidad a pesar del tamaño y nos encontraremos ante una muy buena mosca, que, como ha sido mi caso, sin duda se hará con un hueco en nuestras cajas.

Nota del autor: Tengo problemas a la hora de colocar el video en la entrada por eso he tenido que poner el enlace a youtube. Espero solucionarlo e insertarlo correctamente.






lunes, 3 de diciembre de 2012

El huertecillo

Mientras espero a que ceben, otro de mis entretenimientos es la micología. Aunque, matizando esta definición, diré que mi entretenimiento es la micofagia. Realmente más que un ansia de conocimiento de los hongos me mueve su recolección para degustarlos. DSC03076
Llevaba tiempo rondándome por la cabeza el interés por las setas. Sopesaba, aunque no era de mi pleno agrado la idea de comprarme una guía para iniciarme un poco en este mundillo. Hasta entonces, lo único que yo era capaz de identificar eran los consabidos boletos que, creo que ya son conocidos de todo el mundo y son más perseguidos que las liebres. Pero, al igual que en la pesca a mosca a la que llegué de la mano de la gente del Club Linea Tensa de Madrid, prefería una asociación o algo similar y así, de repente, surgió en medio de una conversación de bar con un compañero de trabajo la noticia de la existencia de una sociedad micológica aquí en Lugo, a la que acudí y de inmediato me hice socio.
En sus lunes micológicos aprendí los primeros pasos y a diferenciar las especies más comunes, que, mediante preguntas a los expertos, libros, conferencias, cursos y salidas al campo guiadas, me ha permitido ir fijando una serie de hongos comestibles que ya diferencio sin duda alguna, y que me sirven para calmar mi pasión micófaga.
Si queréis más información, en la columna de la derecha de mis webs favoritas disponéis del enlace a la Sociedad Micolóxica Lucus, y no lo dudéis, si algo no os encaja al ciento por ciento, lo principal es que no consumáis el hongo en cuestión, contactar con ellos, amén de grandes entendidos y micófilos, de verdad son buena gente y creo que sabrán responder a vuestras dudas.
Bien, centrándome en mi caso particular, detesto todo aquello que suponga una masificación, llámese apertura de la veda o llámese temporada alta de boletos. He visto escenas que me duelen en el alma, como gente rastrillando pinares en busca de boletos. ¡¡¡pero no se darán cuenta de que lo están estropeando todo!!! Está todo demasiado mercantilizado ya, sujeto a la coyuntura económica que atravesamos o a la codicia de la gente. A mí me gusta todavía aferrarme a un cierto espíritu romántico en mis aficiones, creo que todavía sufro el síndrome de Zalacaín que en mí ha creado el personaje de Pío Baroja. Esto motiva que reniegue de los boletos y me dedique a otras especies y en otras épocas donde el protagonista sean los hongos y yo, sin más gente rebuscando en el monte como locos. Así mis puntos álgidos son los cantharelus cibarius en verano y los cantharellus tubaeformis en esta época, más que nada porque son, a mi entender, los mas sabrosos.
Lo cierto es que he descubierto hace unos años un pequeño rincón, bastante apartado y camuflado entre un zarzal, mi huertecillo, donde en fechas más "lógicas" no hay boletos, pero llegados los primeros fríos es una explosión de tubis, y además, está todo concentrado en no más de 40 m2,DSC03070
Cada año voy y recolecto con esmero, cortando y tratando de pisar lo menos posible y el huertecillo me lo sabe agradecer.
DSC03074La última sorpresa es que me ha dado una buena ración de níscalos este ultimo día que he ido para ver como está este año la cosecha; y apunta a buena. Ya he recogido los primeros para hacerme un rissoto y dejar crecer al resto pues si de alguna manera me gustan los tubis es confitados y luego, cortados muy finos mezclarlos con mascarpone y dispuestos en unos volovanes.
No deja de ser un rincón donde evadirme, donde sentirme bien porque rara vez me deja ir de vacío, donde con mimo y sostenibilidad la naturaleza se me muestra generosa,  y yo entonces me pregunto si no nos estaremos equivocando y le estaremos esquilmando sus recursos en aras de nuestro ego, de llenar cestas aunque luego no disfrutemos de su contenido, de arramplar con lo que sea aunque se nos pudra en casa o permanezca congelado como los mamuts... así que yo prefiero seguir disfrutando y paladeando mi huertecillo, paso a paso, con producto de temporada. De esta forma, fuera del afán recolector boletil, en compañia de Bruma, mientras ella intenta encontrar un rastro de alguna becada, yo me dedico a ir recolectando los maravillosos tubis que generosamente me ofrece el huertecillo, en completa paz. Un lujo, sin duda.





sábado, 1 de diciembre de 2012

Un bajo de línea todo terreno

DSC01355
A mediados de este julio pasado tenía con mis colegas de Madrid, el coto de Las Mestas. A media mañana cuando pescaba la desembocadura del Pigüeña recibí la grata sorpresa de la visita de Pedro y Manolo, o como les llamamos, con todo el cariño que les profesamos, de "los Barrena". Son estos dos personajes como la sal, cualquier acto rutinario e insulso con su presencia se torna en uno de la categoría de estar a gusto; son capaces de  mejorar cualquier cosa, una comida, un café, una cerveza, una charla a pie de río o esas tertulias en la tienda que tanto echo de menos... gente que realmente merece la pena y que contar con su amistad no es sino un lujo.¡¡qué bien me lo pasé y lo mucho que me reí con ellos!!.
Para no desviarme mucho del título de la entrada, (que ya me estoy yendo por la tangente) resulta que al día siguiente al ir a pescar un ratito por la zona de la Ortona a Pedro se le lío el bajo que traía y le ofrecí uno de los que yo realizo anudando trozos de nylon... y le gustó. Entre lance y lance se iba encontrando cómodo con él y me preguntó sobre su confección. Se lo expliqué y le dije que le mandaría un correo con más detalles, cosa que no hice.
Por tanto, le pido a Pedro su perdón por no haberle mandado el correo antes y públicamente me comprometo a que como desagravio, mandarte un par de bajos  para estrenar temporada.

La fórmula

Antes de entrar en harina, pretendo huir de tecnicismos, ni liarme con información que podemos hallar por la red, en foros o páginas más especializadas, intentando ir a la parte práctica de la cuestión. También partimos de la base de que no todos pescamos igual ni en los mismos sitios con lo cual las características del pescador -más o menos brioso, con mucha o poca técnica de lance pueden influir-, o del medio físico -aire, humedad, tipo de río, etc.-  pero sí he de decir que a las personas que les he dado este bajo ninguna se ha sentido defraudada, y una gran parte lo han "adoptado" como bajo de cabecera.
Partía de la premisa que, al gustarme pescar mucho en ríos de media montaña con tricóptero, necesitaba un bajo que me permitiese posar repetidas veces la mosca, es decir, que fuese rápido; para ello lo mejor son los bajos degresivos, aquellos que al bajar el diámetro del hilo decrece la longitud del tramo aunque me supusiese tener que sacrificar “ligereza” en la posada, pero dado que rara vez por esos ríos utilizaba las efémeras adultas tampoco era gran problema.
El siguiente punto es que me gusta llevar un bajo tirando a largo, sobre los cuatro metros y medio a cinco metros, y claro, si pesco con un trico en zonas de corriente, al menos poner una punta de hilo del doce o del catorce de al menos un metro, con el objeto de retrasar el dragado lo máximo que pueda.
Así ya tenía por donde empezar a buscar. En los esténtores del siglo pasado tampoco Internet estaba con la cantidad de información que hoy tenemos y la fuente donde acudí fue http://globalflyfisher.com de Martin Joergensen y Steve Schweitzer, que tenían y tienen una muy buena herramienta de cálculo de bajos de línea: Leadercalc (http://globalflyfisher.com/fishbetter/leadercalc/download.php).
En esta herramienta como condiciones de cálculo le propuse bajo de 4,5 m y punta del doce. Entre alguna opción más había un bajo que se adaptaba a lo que yo buscaba, era la fórmula del Orvis Long-Lite But 3,4 wt. Me cumplía el requisito de largo total, longitud de la punta y otra cualidad, tenía menos tramos que otros de similar longitud. Otro aspecto a tener en cuenta es que las numeraciones de calibres de hilos las "ajusté" a lo que tenía a mano, en aquel momento hilo MAXIMA, y como no tenía 483 tuvo que actuar como tal el 50 y sucesivamente el 432 se asimiló al 45; 381 al 40; 330 al 35; 279 al 30, 203 al 20 152 al 16 y tippet.

Por tanto podemos fijar la “formula maestra” de la siguiente forma




Calibre(mm)
50
45
40
35
30
20
16
12
Longitud (cm)
114
76
51
38
25
25
25
102


Confeccionando el bajo

Aunque he mencionado el Máxima, poco a poco he ido haciéndome con toda la numeración de hilos de TORTUE NACRITA,
DSC03069 de los antiguos, de los que aparece la tortuga dibujada en relieve. ¿por qué este hilo? pues se lo había visto  a un compañero de pesca  (Margoyes, al quien le debo mis primeros pasos en pos de los reos) que lo usaba y los cocía eran verdaderos chicles, tremendamente elásticos, sobre todo en la pelea con los peces. Pero ya llegaremos a esta parte de la cocción. Sí tenemos que saber que el TORTUE al cocerlo se reduce su longitud (creo que también aumenta su calibre, extremo este que no me he molestado en comprobar) en aprox. un 25 %, o al menos ese es el coeficiente corrector que aplico, pero sólo lo haré con los tramos que voy a cocer, del 30 para arriba. Hacia abajo ya veremos como acoplar los diversos tramos.
Hemos marcado en el 30 una frontera, De ese diámetro hacia arriba (hasta el 50) hablaremos de la parte gruesa del bajo, y hacia abajo de la parte fina. Entonces lo que me propongo es que las cualidades de elasticidad me las aporte el tramo grueso, a la par que me transmita la energía que le ha proporcionado el lance, y, que sea el tramo fino el que se encargue de adaptarse a las distintas situaciones de pesca: tamaño de la mosca, mejor posada, viento, etc.
Lo primero vamos a confeccionar el tramo grueso. Dispondremos los tramos siguientes ya con el incremento del 25% citado:
diámetro (mm)
50 45 40 35 30
Longitud (cm) 142,5 95 63,75 47,5 31,25
DSC03077Ya tenemos las medidas a cortar. Los tramos los voy a anudar utilizando un nudo de cirujano (Surgeon's knot). Aquí os dejo un enlace de como realizar dicho  Nudo cirujano.
Observaremos que para que el tramo quede de la longitud indicada, tendremos que cortar un poco más de tramo que el indicado en la tabla para que al final nos quede la referida longitud. Suelo añadir unos cinco cm a cada lado, prefiero que me sobre a quedarme corto.

 

 

Cocinando el bajo

Ya hemos atado los diferentes tramos y ahora vamos a cocerlo con el objetivo anteriormente descrito: volverle lo más elástico que podamos.
DSC03081Una vez atados los distintos tramos, enrollo el tramo grueso de mi bajo alrededor de la palma de mi mano y lo mantengo unido con unos trozos de hilo de cobre.
DSC03082 Tal cual como si fuese una rosquilla lo sumerjo en agua cuando alcance su punto de ebullición. En una olla le pongo un tercio de agua y un par de cucharadas soperas de sal común. El único objeto de añadirle sal es elevar el punto de ebullición del agua y aún más conseguir más elasticidad.
Continuamos la cocción durante unos cuatro-cinco minutos aproximadamente y sacamos el nylon y dejamos que se enfríe.Ya tenemos el bajo cocido.
A continuación procedo a hacer en el extremo más grueso una gaza y cubro con hilo de montaje ida y vuelta y finalizo con un nudo final. Para dotar a nuestro nexo de unión a la línea reforzamos el hilo de montaje con loctite o con UV wader repair.
DSC03088DSC03091
Tenemos ya confeccionado nuestro bajo en los calibres gruesos. El resultado es unos tramos anudados que nos mide en total 304 cm.  Ahora hay que añadirle ahora los tramos de nylon más finos para poder pescar ya con él. Lo lógico sería para mantener la longitud del tramo grueso añadirle una anilla a la altura del 30 o en su defecto del 20 para no variar mucho la longitud. Pero, ¡qué queréis que os diga! no me obsesiona en absoluto las medidas absolutamente precisas, con lo cual prefiero atar nylon, cortar y si queda más corto, adaptar la parte fina. Cuando vaya muy escaso de longitud, será el momento de poner otro bajo, que ya llevará sus buenas salidas. Otra forma de “reciclar nuestro bajo será cocer por separado un trozo del 30 de la manera descrita, y atarlo a continuación del 35 de nuevo. Llegado a este punto, no estaría mal que cociésemos de nuevo el bajo un minuto para eliminarle la memoria que pudiese tener

Llegamos a la parte fina

Esta parte no la suelo elaborar en casa y la confecciono a pie de río con los hilos que llevo colgados al cuello.
P8057332
Lo “canónico” de la fórmula nos indica que tenemos que añadir 25 cm del 0,20; 25 cm del 0,16 y finalmente 102 cm de tippet, del 0,12. Esta formula nos pescará perfectamente y nos proyecta con bastante rapidez y precisión, pongamos por ejemplo, un tricóptero de pluma en un #16 o una efémera de ese tamaño, completando una longitud total de 4,50-4,60 m bastante “todoterreno”, y a mi juicio suficiente, para casi todos los cauces.
Aquí vuelvo a recalcar la polivalencia del tramo grueso, que acumulará una energía suficiente para impulsar la parte fina y la mosca. No nos olvidemos el salto entre el 0,30 y el 0,20 que nos va a permitir jugar con diversas circunstancias que nos podemos encontrar en un río. Por ejemplo, se ceban a imagos de rhodani, tengo una mosca en cdc en un 18 que necesito colocarla en una corriente, retrasando el dragado lo que pueda para presentárselo a una trucha que se esta cebando. En ese caso, cogería y reharía el bajo colocando a continuación del 20, 30 cm del 0,18, 40 cm del 16, 30 del 14 y el metro y pico del 0,12. He hecho un bajo que me voy a 5,50 mts y lento, pero con mucha parte fina que nos retrasará de manera considerable el dragado. Hemos también aumentado la longitud del tramo a la vez que decrece el diámetro, esto hará que pose con mas “suavidad”
Por contra, si tengo que pescar con un escarabajo de los usados por aquí en un #10, golpeando el agua, corto todo, pongo 25 cm del 0,20 y un metro del 0,16 y listo.
Otro ejemplo, voy a pescar en unos rápidos con un tricóptero de pelo de ciervo, me remito a la fórmula canónica pero el tippet le cambiaré el diámetro de un 12 al 14. Si utilizo el tricóptero de pelo de ciervo pescando a tándem, me gusta sustituir el 16 por un 18, y acortar un poco el tippet (una cuarta) para que al poner una ninfa no me cabecee mucho y no pierda precisión.
Por último, no suben a seca y me paso a ninfa, pues, corto la parte fina en el 20, anudo tres metros del 16 y otros tres del 14, ato las ninfas y a correr, pretendo llevar toda la línea guardada en el carrete y pescar única y exclusivamente al hilo
Referente a los hilos, yo utilizo Tortue, pero podemos utilizar cualquiera, Maxima, Euroklon, Tubertini, Kamoufil, siempre y cuando sean todos de la misma marca para mantener las cualidades. Maxima y Euroklon no se vuelven tan elásticos, los otros lo desconozco porque no les he cocido. La parte fina me gusta mucho Kamoufil por su elasticidad y su mimetismo y para tippet, el referido Kamoufil o también me gusta mucho el Xilo de Colmic en el caso de que busque un poco mas de resistencia.
Incido en la cuestión de, amén de las circunstancias de viento o de otra índole que nos puedan acaecer, lo importante es ser versátil con la parte fina e ir modificando hasta conseguir en el momento preciso que el bajo nos pueda ejecutar lo que nosotros precisemos para nuestra pesca. Para circunstancias más concretas podemos realizar otros bajos específicos, como puede ser para pescar con caenis, ninfa con muelle, etc., pero para cubrir diría yo un 90% de nuestra pesca nos va a servir, eso sí, siendo muy flexibles con la parte fina. Pues ahora simplemente animaros a probarlo, y casi estoy convencido de que no os va a defraudar en absoluto.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Normativa de pesca para 2013 en Castilla y León


DSC02346Hoy se ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León, por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la ORDEN FYM/1015/2012, de 26 de noviembre, por la que se establece la Normativa Anual de Pesca de la Comunidad de Castilla y León para el año .
Aquí os dejo el enlace donde se pueden consultar dichas normas en formato pdf:

viernes, 23 de noviembre de 2012

Esperando a que no vuelen… muy rápido

Me he permitido cierto juego de palabras con el título del blog para una incursión en otra de mis aficiones: la caza

A mi pesar, y en tono jocoso, tiendo a calificarme como un aceptable pescador “e un pegatiros do carallo”, es decir, que soy un consumado experto en el arte de la caza sin muerte… Bien, pues definición hecha, quisiera reconocer públicamente mi agradecimiento y dar las gracias de todo corazón por sentirme tratado como un marqués cada vez que por allí me llego  y como muestra de cariño, afecto y amistad hacia Carlos, Silvia y Julia, mis amigos de Veiga do Seixo,DSC01067 [640x480] un precioso pueblo encuadrado en el Concello ourensano de Riós (para saber más aquí dejo el enlace en wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Veiga_Do_Seixo).

DSC03049Carlos es un fenómeno,no cabe otra explicación. Compañero de pesca cuando residía en Lugo, lo imposible y las situaciones más surrealistas sin duda era él el protagonista. Pero con una cualidad innata, abrir los ojos y saber qué pasa en cada momento, sea en la caza o en la pesca.

Hace un año, como es criador de Epagneul Bretón (Veiga de Alecrín), le dije que si le sobraba un perro que me lo guardara, y así fue como Bruma vino parar a casa. Pues bien, ayer Bruma volvía a sus raíces.

Me puse en marcha a las siete de la mañana, camino de A Gudiña, con una helada “consistente”, y, por tramos aderezado con una niebla espesa, como el paso por Quiroga, A Rúa y Viana do Bolo. A Bruma el viaje ya se le hacía largo y no encontraba postura cómoda en el asiento trasero del coche… 170 Km y dos horas y veinte minutos llegamos. Un café y para el monte donde vimos trabajar los perros y disfrutamos con el vuelo de dos bandos de perdices… ¡¡¡y de las de verdad, de las que van con prisa!!!.

El cazadero es montaña y más montaña, donde lo más abundante es el monte bajo, término este bastante discutible, ya que al volar el primer bando se nos metieron en la leña y fue imposible volver a dar con ellas a pesar de que los perros se comportaron, montearon bien, pero nos fue imposible, salieron ellas ganando.

DSC03046

 

A Bruma al principio le costó “entablar confianza” con los perros de Carlos pero al final hizo su trabajo, se me desenvolvió bien en el monte, trabajó aunque le faltó la recompensa de dar con el bando. Pero una perra de algo menos de un año que trabaje, que obedezca y que no se me pierda ya lo es todo.

 

 

Seguimos hasta las dos, buscando otras zonas hasta que llegamos a casa a comer, donde he disfrutado de una excelente comida, y más que por la comida en sí,  por la compañía, lo pasé estupendamente. 

Por la tarde cambio de perros por parte de Carlos y batimos una zona donde solamente dimos con unos buenos boletos. Dieron las seis y hubo que volver que quedaba el camino de vuelta. Bruma venía fundida. Aquí si se estiró en el asiento, se puso cómoda y vino adormilada todo el camino.

Lo que viene

Antes de emprender el camino al monte en jornada vespertina, Carlos me ha enseñado los “nuevos”, los que dentro de nada pedirán paso

DSC03056DSC03054

 

DSC03060

¡vaya rato tan divertido me he pasado con los cachorrillos! Si hasta parecía imbuido del espíritu de Disney. Que un cachorro te regale una mirada, es la leche, pero encima estos seis pequeños elementos con ganas de jugar… pues qué queréis que os diga, creo que esta imagen que le he robado a Carlos lo ilustra todo. Entre lo cansado que estaba de subir y bajar monte, y lo que estaba disfrutando con los perrillos, me hubiese quedado allí un par de horas al menos.

Son preciosos, juguetones a más no poder y listos como ellos solos. Había un cachorrillo, quizás el más pequeño, pero vivaracho como un ratoncillo, que sin saber como me robó todos mis mimos. Si tuviese que elegir uno de esa camada para llevármelo no lo dudaría ni un momento. Tenía cara de pillabáncete…

 

 

 

De muestra unos botones

Os dejo unas cuantas fotos para que podáis daros una ligera idea de la belleza del lugar realizadas por un mal fotógrafo (yo en persona) y una cámara corrientucha, que además está pidiendo a gritos la jubilación. He de deciros que hay algunas fotos hechas en el vecino y casi colindante Parque Natural de Matosinhos, ya en Portugal.

Solamente animaros a que visitéis esta zona, bastante desconocida y con una belleza en otoño simplemente impresionante, un pequeño tesoro por descubrir

 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Sorteo de cotos de pesca en Galicia temporada 2013

DSC01174
Se ha celebrado el sorteo de cotos de pesca en Galicia para la temporada 2013 con los siguientes resultados

Salmón

Coruña
Lugo
Ourense
Pontevedra
Nº extraído
257
399
155
401
Participantes      531      975        261          893




Trucha

Coruña
Lugo
Ourense
Pontevedra
Nº extraído
876
536
89
555
Participantes       915      927       471          588




Breve recordatorio para acceder a los cotos de manera telemática

lo primero será acceder a la página https://www.xunta.es:444/pescafluvial/index.php y, aunque en las normas para la elección de cotos publicado en el D.O.G.A. aparecía que había que introducir el DNI, a mi no me funciona salvo que cumplimente el año de licencia, su número y el DNI sin la letra. Por tanto, aquellas personas que nunca hubieran tenido licencia de pesca en Galicia, o bien no se recuerden de su número, no tendrán mas remedio que esperar la carta con el número para saber cómo les ha resultado el sorteo.
Por lo tanto,accedemos a esta pantalla y cumplimentamos los datos
capture-20121114-002412
Una vez dentro, nos da la bienvenida con nuestro nombre y el primer paso a dar será pinchar en el enlace Consulta do estado da solicitude para participar no sorteo de quendas para elixir coutos de pesca donde nos indicarán el número de solicitud con la cuál participábamos

capture-20121114-003910
En la columna de solicitud los dos primeros dígitos corresponden a la provincia (15 Coruña, 27 Lugo, 32 Ourense y 36 Pontevedra). El siguiente dígito si es 1 indica solicitud de salmón, 2 indica solicitud de trucha, y los tres últimos la participación en el sorteo. Por tanto la solicitud 271699 indica Solicitud de Lugo de Salmón con número 699.
El estado de la solicitud nos indica la fecha y la hora en que tenemos que elegir.
Vamos ahora al enlace Xestión de reservas de permisos no sorteo e na repesca
capture-20121114-005021
Cuando llegue el momento de elegir podremos acceder a seleccionar los cotos y validaremos la elección con el código que figure en la carta que nos enviarán con el resultado del sorteo.
Una vez que hayamos escogido los cotos tendremos que pagar los permisos y hay dos vías, telemáticamente con tarjeta o bien acudir a pagar el importe de las tasas en los impresos de autoliquidación de tasas que nos enviarán (o al menos enviaban) a una oficina bancaria colaboradora. El año pasado (supongo que este igual) no podíamos pagar de manera conjunta todos los miembros de la solicitud sino que cada uno tiene que liquidar el importe de sus cotos de la solicitud, aunque en esta vayan dos o tres pescadores. Igual proceso para la liquidación de manera telemática, tiene que entrar cada uno de los miembros a pagar de manera individual.
Si hemos optado por la vía telemática ya podemos imprimir nuestros permisos una vez realizado el pago. Por el contrario si hemos ido a pagar las tasas a una entidad bancaria, deberemos de remitirla vía correo electrónico, fax o correo el justificante del abono de las tasas a la dirección provincial correspondiente para que en unos días nos envíen los cotos a casa.
Pues esto ha sido un breve resumen del sistema de elección de cotos. Espero que tengáis mejores números que yo y que disfrutéis en los cotos de mi tierra.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Homenaje a un río: el Chamoso


DSC03034Alguien al leer el encabezado podrá ser presa de la curiosidad, y quien sabe, de una secreta inquietud por si le va a ser revelado un nuevo “paraíso truchero” con muchas y grandes piezas esperando por nuestras moscas. Pues no es esa ni mi intención, y tampoco, por desgracia, la actual realidad de este pequeño río. Es simple y llanamente el mejor homenaje que se me ocurre para que el río de mi pueblo, “mi Chamoso”, tenga su pequeño minuto de gloria, y al menos, cuando alguien lea este pequeño recuerdo a él, pueda codearse con un Órbigo, un Carrión o cualquier otro y que figure el subconsciente de cualquier pescador de truchas, y cuando las aguas de todos estos ríos se fundan en el Atlántico, el pequeño Chamoso pueda decir que de él también se habló una vez...
Es pues, simplemente una manera de expresar mi gratitud a ese humilde río al que tampoco le cupo el placer de darme mi primera trucha, dado que ese honor le corresponde al Neira en el ya lejano 1973, pero sí vio mi primera caída en un río, mis primeros pasos a lombriz, a saltón, grillo, cucharilla... subir a los árboles en busca de aparejos de “plumas” que algún otro pescador había mandado erróneamente a una rama, porque para un niño de 10 años una boya y dos moscas eran un tesoro demasiado caro si se tenía que comprar; de infinidad de días llegar a casa con la cesta vacía y las katiuscas de media caña empapadas porque el agua me había llegado dos cuartas mas arriba de lo que estas botas cubrían; Vio también el Chamoso el estreno de mi Sagarra y luego el flamante Mitchell 410, por sacar adelante sexto de E.G.B.; del paso de las katiuscas a las Gaviota altas que me permitían llegar a casa con los pies secos y subir de status -unas Gaviotas indicaban que eras ya pescador, no “aficionado ocasional”- ,el paso de la caña de escoba a la fibra de vidrio, y posteriormente el carbono y luego hace diez años una caña comprada en Madrid fue capaz de hacer subir una trucha, y luego capturar dos más, para quedar definitivamente prendado de la pesca a mosca.
Ahora mi viejo amigo no goza de buena salud. Contaminación, poca agua y por si todo esto fuese poco la plaga de Phytophthora alni  que nos está secando y tirando casi todos nuestros abineiros  (http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2010/04/19/0003_8427891.htm) Por eso creo que ha llegado el momento de darle las gracias con este artículoDSC02890

Breve descripción

Apelando a mi condición de ribereño, y a fuerza de contradecir a los mapas sostengo que el Río Chamoso aparece como tal cuando se produce la junta de los ríos Outeiro y Romeán,DSC03029 o como siempre he oído del Río Pequeño y del de Aday,  a la altura de Ponte de Galiñeiros, en el pueblo de Arxemil, en el municipio de O Corgo, a unos 12 Km de Lugo Capital bajo un bonito puente de origen medieval, quizás romano según los antiguos del lugar ya que es por donde pasa la vía romana,XIX, Astorga-Lucus y pésimamente cuidado como veréis en las fotos más abajo.  De dicha junta se puede decir que surge el Chamoso. Luego de serpentear y dejarse ir en meandros una vez que llega al límite entre los municipios de O Corgo y Lugo recibe el aporte de su principal afluente, el Carballido, y a partir de aquí hará de frontera entre ambos municipios hasta que entrega directamente sus aguas al Padre Miño.
DSC03021
DSC03026
Desde su origen a su desembocadura salva un desnivel de menos de 100 mts, que añadido a las numerosas presas de molinos abandonados que lo jalonan hacen de él un cauce lento, un viejo perezoso sin prisas por llegar a su desembocadura, que sólo se nos mueven sus aguas a la caída de las referidas presas y alguna pequeña corriente. Curiosamente es cerca de su desembocadura donde más se encañona, al contrario que su parte superior llena de meandros.
Tampoco es ancho, unos 8-10 metros aproximadamente, aunque con zonas todavía más estrechas, prácticamente todo el cubierto por árboles en la orilla que crean un túnel en todo su recorrido y poniendo ramas y maleza donde enganchar cómodamente nuestras moscas. Todo él forma un vaso donde el río se encuentra a casi un metro por debajo de donde ponemos nuestro pie en la orilla, y su profundidad media es de un metro, aunque hay zonas afectadas por las presas donde no podemos vadear, existiendo pozos con cinco e incluso alguno de mayor profundidad,
Claro que últimamente el abandono de actividades agrícolas hace que muchas de sus zonas sea casi obligado ir con machete.

Sus inquilinos

No posee una población truchera excepcional ni en cantidad ni en tamaño. Sí tiene truchas y autóctonas, que en los tiempos que corren ya es mucho decir. Que yo sepa nunca ha sido repoblado, siendo sus farios oscuras y con pintas negras, grandes y oceladas. El tamaño medio podríamos decir que es 20 cm, aunque todos los años sorprende con alguna trucha de kilos. Al ser totalmente libre, así como su cercanía a Lugo ha hecho de él un río popular, contando en alguna ocasión hasta una docena de coches aparcados en un puente. Unamos la escasa vigilancia (hace al menos siete años que no me piden la licencia en él) y la contaminación por nitratos, la colmatación de sus zonas de freza y las buenas sobas que se lleva en verano con el saltamontes, y aún sigue teniendo truchas... ¿se merece el homenaje o no?
Hace años  nos podíamos encontrar una buena población de bogas, que han ido desapareciendo sin acertar a saber cuál ha sido la razón de la citada regresión poblacional; alguna hay pero su densidad ha caído en picado, tanto que hoy en día es mas fácil capturar una trucha que una boga. También tuvo (y espero que siga teniendo) anguila. En los molinos cuando las crecidas invernales, en sus arcas se llenaban sacos de estos peces. Hoy siguiendo la tendencia de la especie, los grandes pantanos del Miño supongo que habrán mermado sensiblemente el número de ejemplares. Además ya no quedan ningún molinero que puedan atestiguar capturas, y capturar una anguila a mosca se me antoja verdaderamente difícil...

Tres propuestas de pesca.

Las dos primeras para situaros saldremos de Lugo por la antigua N-VI dirección Madrid. A 10 Km pasamos el pueblo de Laxosa y al salir del pueblo y coronar una cuesta (km 489,5) nos encontramos a mano izquierda una pista asfaltada con un indicador que indica Ponte de Galiñeiros. Un kilómetro de bajada y nos encontramos con un puente sobre nuestro protagonista. Se trata de Ponte da Pinguela.
DSC02993
Tenemos al lado la Autovía A-6 seguimos la vía de servicio dirección Madrid durante unos quinientos metros, y antes de pasar dos badenes muy pronunciados dejamos el coche a la sombra de unos robles ( 42.960843, -7.448335‎), cruzamos un pinar de pinos jovencitos y llegamos a una de las mejores zonas, llamada Os Cantos, nos encontramos en un meandro del río con abundante vegetación, que luego, si seguimos subiendo nos encontramos una zona de corrientes flanqueadas por dos profundos pozos en su principio y final. Al seguir nuestro ascenso por el río tenemos unas tabladas con una profundidad aproximada al metro, no siempre muy agradables de vadear pues el fondo nos encontraremos mas limos que gravas y en muchos puntos con el agua amenazando con refrescar nuestras partes intimas, Llegando a una playa fluvial daremos por finalizada nuestra jornada de pesca, utilizando la vía de servicio de la referida A-6 para regresar al coche.



En la segunda propuesta dejamos el coche aparcado en el referido ponte da Pinguela (42.962928, -7.453291) y cogemos andando la vía de servicio esta vez dirigiéndonos río abajo hasta que veamos el siguiente puente, a Ponte de Quintela, un antiguo puente que cuando las piedras originales  del pretil cayeron al río fue restaurado con un gusto dudosísimo, sustituyendo cantería que ahora está en el río por bloque de hormigón. DSC02893
Comenzaremos debajo mismo del puente y luego de unas aguas lentas tendremos una ligera corriente, con mucha vegetación tanto en el cauce como en la ribera, que nos pondrán en mucha dificultad a la hora de ejecutar lances, Ligeras corrientes y pequeños pozos jalonan los primeros 500 metros de recorrido hasta la parte central, en la que dos pozos importantes en la zona llamada Moledo, que para orientarnos está justamente a la altura de un área de servicio en la autovía A-án paso a otra  sucesión de pequeñas corrientes bastante productiva A continuación un tablón parado de escaso interés y difícilmente vadeable en su mayor parte y otras corrientes ya cerca del coche nos permitirán finalizar nuestra pesca.
Mi tercera propuesta es para los amantes de aguas más movidas y para los que le guste pescar a ninfa, también los mas aventureros y que no les importe avanzar con dificultad arriesgándose a un baño o un desgarrón del vadeador, ya que en este tramo no hay camino por la orilla y algún matorral importante.
Salimos de Lugo por la  N-VI dirección Madrid y al llegar a Nadela, Cogemos la C-546 dirección Sarria-Monforte. A dos kilómetros, en el pueblo de Santa Comba encontramos un indicador que pone Mazo de Santa Comba, Seguimos esta pista, y después de una pronunciada bajada llegamos a un puente, Ponte da Caxigueira, donde dejaremos el coche (42.956911, -7.485611). A partir de aquí volvemos hacia atrás andando, y prepararos para sudar al subir una empinada cuesta... ¡¡¡uff!!! ¡como tira la...!. Al llegar a la altura donde un indicador nos indica una pista que se dirige hacia el citado mazo nos dirigimos hacia esta antigua herrería comenzando a pescar unos cien metros mas abajo, con unas corrientes diseñadas para pescar con un tricóptero hasta llegar al puente, continuamos y esquivamos por la parte izquierda del río sentido contrario a la corriente uno de los pozos mas profundos del río, caminamos por la orilla unos cien metros aguas arriba  hasta que veamos que se empiezan a mover las aguas, que ya no pararán en mayor o menor medida hasta llegar al coche. Curiosamente en este tramo funcionan con una efectividad tremenda sobre cualquier otra los tricópteros de pelo de ciervo, y cuanto mayor plumero sea pues mejor, con miles de recovecos, piedras y pequeñas corrientes. unas ninfas bien manejadas también nos serán productivas, claro que los enganches serán casi continuas debido al fondo tan irregular de este tramo.
Al llegar al coche, si aun tenemos fuerza podemos subir unos metros más para aprovechar la caída de dos pequeñas presas, casi consecutivas para apurar nuestra jornada antes de marcharnos.
Si alguien decide acercarse a pescarlo un rato, entre lance y lance, cuéntale que le has conocido en una página de Internet. Ya le he dicho que le iba a escribir unas letras. Cuando nos veamos, seguramente con su parsimonia, tal y como es él, me dirá orgulloso que alguien le ha visitado porque algo había leído de él... como el Órbigo o el Carrión mismamente.
Y sobre todo, acordaros de que para ser un río truchero tiene que tener truchas, y le quedan pocas, muchísimas menos de las que la gente cuenta. Ayudémosle devolviendo a sus aguas las piezas que aún le quedan. Seguro que un río tan generoso de alguna manera sabrá agradecérnoslo.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Sorteo de cotos de salmón en Cantabria temporada 2013


Ayer se ha celebrado el sorteo de cotos de salmón en Cantabria parara la temporada 2013.
El número agraciado ha sido el 122 de 747 solicitudes presentadas
DSC01235
no he obtenido mal número pues mi solicitud era la trescientos y pico, pero desde luego pegarme una kilometrada para no ir a algo que no sea Puenteviesgo, Güedes, Batuerto o Matadero en fechas me parece excesivamente arriesgado. Y bien que lo siento por no venir cargado de las maravillosas quesadas y sobaos que hay en esa tierra y ver a los amigos cántabros. Veremos a ver que nos queda cuando llegue el momento de escoger.

miércoles, 31 de octubre de 2012

normas para el ejercicio de la pesca en aguas continentales del Principado de Asturias durante la campaña 2013

Hoy han publicado en el B.O.P.A. la nueva normativa para la pesca en Asturias durante el año 2013. Podéis consultarlas en el siguiente enlace:

Río Narcea. Pasarela de la Llonga

Cuando la lea editaré esta entrada y a ver qué novedades nos aporta

lunes, 29 de octubre de 2012

Mis indispensables: Pheasant Tail


Me enviaba mi buen amigo Code el día que di a conocer mi blog una respuesta en Facebook que me decía que ya era hora de que empezara a contar secretillos. Creo entender por donde van sus tiros y a no mucho tardar, me comprometo a "revelarle el secreto" que él ya conoce .
Pero empecemos a poner luz. Me propongo defraudar al que busque algún montaje ignoto al desvelar mi habitual aparejo de ninfa. Junto con su pareja, la negra que he presentado anteriormente, la ninfa que no suele faltar atada a mi terminal es la Pheasant Tail.
¡Qué no se habrá ya escrito de esta mosca! Estamos ante uno de esos modelos de eficacia probada y que probablemente cada pescador tiene la suya propia y que sin duda es la más eficaz. Yo así lo creo, y es la más eficaz porque es la que más tiempo tenemos en acción de pesca.
Además,  si las condiciones del río hacen que tenga que pescar con tándem seca-ninfa, o con un muelle, es, sin lugar a dudas, mi primera opción. Asimismo y en tamaño más pequeño, es mi preferida para pescar a ninfa a vista. Y lo mejor de todo, es que sin duda, es la preferida de las truchas, que con cualquiera de estos métodos de pesca, la admiten como alimento perfectamente.
video
La ficha de montaje de mi versión de pheasant tail, digamos, estándar, es la siguiente
Anzuelo:             Afoli D04BL #16
Bola :                 Tungsteno 2,5 mm color oro
Cercos:              faisán
Abdomen:          faisán
Tórax:                faisán
Brinca:              cobre
Suelo utilizar tamaño en #14 con bola de 2,8 o de 2,5, sobre todo a inicio de temporada para cubrir la eclosión de pardones, avanzando la temporada, bajo a un #16 con bola de 2,5 que me cubre la mayor parte de temporada. Hacia finales para cubrir las efemerillas de verano pongo un #18 y bola de 2 mm. Por último para peces resabiados llevo media docena de #20 con bola de 1,5
En cuanto a colores, el color natural con reflejos caobas es sin duda alguna mi favorito, aunque he probado también con muy buenos resultados el teñido de amarillo pícrico, eso sí, sin que adquiera un color amarillo limón, digamos que se nos quede en un amarillo verdoso.
El color rojo en momentos de cierta inactividad me ha dado algún que otro pez, ahora bien, es increíble los resultados que he tenido una pheasant tail  roja y las bogas. A mi entender, creo que les recuerda el asticot.
El color verde no me acaba de convencer, y al no tenerle mucha fe en honor a la verdad tengo que decir que es sin lugar a dudas el color que menos utilizo. Es lo que decía anteriormente, si no se ata al extremo del terminal no pesca, queda arrinconado en nuestras cajas a la espera de un milagro, de que un día de nula actividad nos acordemos de ella, nos permita capturar un par de truchas y de golpe, recuperemos nuestra fe en ese color.
Algunas Pheasant Tail que uso y aquí descritas

También llevo alguna mosca con bola naranja fosforito, y también con bufanda del mismo tono, que utilizo en condiciones de escasa visibilidad, ya sea por la turbidez del agua del río, o por la hora de pesca, que ya ha cubierto el río de sombras y necesitamos algún atractivo añadido a la mosca para facilitar a las truchas la localización de sus presas.
Por último una última combinación más veraniega, cuando las truchas empiezan a recelar de las cabezas doradas es añadir una bola de color gum smoke, un gris oscuro, vamos.
En entradas posteriores, iré desgranando el montaje de otros perdigones que he ido utilizando, como una ninfa azul, plata y azul, que un mediodía de abril funcionó como un auténtico imán para las truchas hasta que perdí las dos que llevaba, pero eso dará lugar a otra divagación mientras espero a que se ceben